top of page
Buscar

SEGURO DE VIDA CON PRIMA ÚNICA FINANCIADA: EL BANCO IMPONE LA ASEGURADORA Y LAS CONDICIONES DE PAGO


El banco obliga al consumidor a adquirir el seguro de una aseguradora de su grupo o con la que tiene algún tipo de acuerdo.


Las condiciones del seguro vinculado son mucho peores que las que se pueden encontrar en el mercado. Por el mismo precio de una prima de seguro, podríamos haber conseguido en el mercado seguros con muchas mejores prestaciones, pero como el cliente está cautivo, se ve obligado a aceptar un seguro con una cobertura muy pobre a un precio elevadísimo.


Conflicto de interés. Si se produce el evento de impago, al banco no le interesa que su propia filiar le pague el seguro, prefiere ejecutar la hipoteca. El beneficiario del seguro es el banco, como el cliente tiene que pagar mes a mes la cuota de hipoteca, si lamentablemente se produce un fallecimiento o una incapacidad, la compañía de seguros debe abonar la indemnización pactada; pero no se la paga al consumidor para que éste haga con el dinero lo que considere, sino que la compañía de seguros debería pagar ese dinero directamente al banco, que es quien aparece como beneficiario. El tomador no es el beneficiario, sino que nombra como beneficiario al banco, lo cual es una gran anomalía. Pero hay una segunda anomalía que se producía mucho en la práctica, que es que cuando se producía el fallecimiento, la compañía de seguros no pagaba. El banco no exigía a la compañía de seguros el pago, sino que al banco le resultaba mas interesante en muchas ocasiones ejecutar la hipoteca impagada; es decir, cuando el consumidor dejaba de pagar, a pesar de tener contratado un seguro, si no se acordaba que ese seguro o quería activar, ni el banco ni la compañía de seguros lo activaban, aunque eran conocedores de que ese seguro existía; y cuando el cliente pedía que se activara el seguro, muchas veces se le ponían pegas por motivos sin importancia como errores en los cuestionarios de salud, excusas. Se producía aquí un conflicto de interés entre el banco, el consumidor, y la compañía de seguros, ya que el banco no tiene un interés especial en que su filiar compañía de seguros le de el dinero, le resulta mas interesante ejecutar la vivienda del consumidor.


En definitiva, el banco utiliza su red comercial (sucursales, etc) para “vender” seguros de sus filiales, con escasa coberturas y a un precio superior al mercado. Son los empleados de banca los que están comercializando los seguros, y por lo tanto no tienen la misma preparación que pueden tener los corredores de seguros independientes, que tiene como cliente al consumidor, por lo que se esfuerzan para dar el mejor servicio a sus clientes buscando en el mercado el seguro que mejor se adapta a sus necesidades y trata de conseguir el mejor precio para su cliente; sin embargo, en la red de banca de seguros quien comercializa este tipo de seguros es el propio empleado de la banca, quien no tiene un especial interés en encontrar el producto óptimo para su cliente al precio mas económico posible. Tampoco tiene un alto interés en comprender para posteriormente explicar al cliente cómo funciona ese seguro, sino que, para esa entidad, el seguro es un documento mas de la operación de hipoteca. Muchas veces se explicaba de una manera tan pobre, o directamente no se explicaba, y el consumidor se encontraba el día de la firma de la hipoteca en la sucursal con que tenía que adquirir además un seguro de vida. Este tipo de situación sería del todo inconcebible en una correduría de seguros convencional.


En Rico Sánchez Asociados te ayudamos a recuperar el dinero que pagaste de mas


https://www.ricosanchezabogados.com/derecho-bancario



bottom of page