CLÁUSULAS SUELO

La cláusula suelo estipulada en un contrato hipotecario sirve para establecer que el interés variable nunca pueda ser inferior a un determinado porcentaje. Es decir, limita que aunque el tipo de interés sea inferior el consumidor no pueda beneficiarse de esa reducción en sus cuotas. Se trata de lo opuesto a las cláusulas techo.

En España, las cláusulas suelo son ilegales y se consideran de carácter abusivo y nulas desde el año 2013, cuando no han sido ofrecidas con la suficiente transparencia por la entidad bancaria. Por ese motivo, los consumidores tienen el derecho a reclamar los gastos de las cláusulas suelo.

Todos los afectados por esta cláusula abusiva pueden reclamar a su banco que les devuelva cada euro pagado de más debido a su aplicación

La vía judicial para la reclamación de la cláusula suelo Consiste en denunciar al banco ante el juzgado especializado en cláusulas abusivas de nuestra provincia , unos tribunales que se crearon en mayo de 2017 para resolver casos relacionados con el suelo, con la devolución de los gastos de escrituración de la hipoteca, con los préstamos multidivisa, etc.

En caso de haber firmado un acuerdo con el banco para que le eliminara o rebajara la cláusula suelo a cambio de no emprender acciones legales, todavía puede recuperar lo que es suyo